La comunicación corporativa generando reputación de la marca y dando valor al negocio.

“Se necesitan 20 años para construir una reputación y cinco minutos para destruirla.” La famosa frase de Warren Buffet, uno de los inversionistas más grandes del mundo – sabe generar valor – Habla por sí misma. De la misma manera que crea una percepción positiva en el momento de la construcción, cuando todo es perfecto, la buena reputación protege el momento adecuado, cuando no todo está bien.

Pero, ¿cómo mantener una reputación limpia? Como los seres humanos son falibles y sin embargo, juntos, somos los que constituyen empresas, emprendimientos y grandes proyectos. Por tanto, todo está sujeto a errores. ¿Cómo proteger la marca de nosotros mismos?

F. comunicacio_corporativa

No hay una fórmula para el éxito, pero trabajando la comunicación corporativa sería una buena manera. Trabajar las marcas como un reflejo de lo que somos: seres humanos. Veamos las similitudes: cada marca necesita presentarse al mundo, se relaciona continuamente, entender el contexto en el que vive, madura, o se defiende.

¿Se mueren? No necesariamente, tal vez esa sea nuestra única gran diferencia.

La marca está viva para siempre, e interactúa con todo y con todos, todo el tiempo. Pero también como los seres humanos, necesitan asesoramiento y una cierta cantidad de energía para adaptarse a las novedades. La comunicación debe reflejar lo que es la marca de forma natural, o mezclada, que no se distinga donde empieza la marca y donde comienza su comunicación. Del mismo modo que no buscamos una relación con alguién por el DNI o por la matrícula de su coche, sino por las cualidades que percibimos en el otro, nadie busca comprometerse con una marca que no sea interesante, atractiva, que no comunique bien a lo que vino. En otras palabras, no sea capaz de demostrar su valor.

Segundo punto importante: la entrega prometida por la marca debe ser eficaz.

Ser atractivo no es suficiente, tiene que haber un intercambio que beneficia las partes – de nuevo, ¿no parece una relación humana? ¿Una boda, tal vez?

Recientemente, un profesor de finanzas preguntó a la platea de una conferencia sobre el valor de las empresas y un profesional de marqueting, dijo que lo intangible, sin duda vale mucho. Con la visión financiera y una sonrisa, el profesor provocó: “Es cierto, debería valer mucho ¿Cuánto pagaría usted por una acción de una empresa conocida que haya caido en fallida, hoy?”. Puede ser una pregunta con una visión muy financiera, y muy provocativa. Los límites de la propia comunicación – reconocen ellos, también és una parte integrante de quien se encarga de la marca. Es preciso saber hasta que determinadas enfermedades corporativas pueden llevar hasta la muerte su reputación y quizás también el negocio.

 

En tercer lugar, y también como en la vida, hay muchos estímulos de todas las direcciones que tratan de conquistarnos, captar nuestra atención. La mala marca, cada día que pasa es “una más”. Las marcas más antiguas dirían “en su tiempo, era menor la competencia y, básicamente, enviaban cartas para comunicarse con sus pretendientes.” Las cartas, comunicados de prensa impresos, periódicos y revistas, son ejemplos similares. ¿Y hoy? Una gran cantidad de Y quién será más numeroso, la cantidad de competidores o de plataformas para consumir tantas marcas? Facebook, Twitter, YouTube, LinkedIn, apps, móvil, enlaces patrocinados, versión multimedia, podcast, código QR, sala de prensa …. la marca se ha fragmentado en muchas partes!

 

Cuando hay muchos candidatos y hay que elegir uno, ¿que gusta de verdad? ¿Quién exalta todo momento sus propias cualidades? ¿quién intenta buscarle a todo instante? ¿O quién habla mal de los demás pretendientes? Nunca fue tan importante saber contar una historia. Las marcas necesitan destacarse por la autenticidad, por la transparencia en forma de diálogo, de historias convincentes. ¿Storytelling? Puede ser, se ha testado el formato en una sala de prensa y trae buenos resultados. Personifica la marca, da más vida a lo que ella es. Y saber también hablar multiplataforma. Sí, cada vez vamos más en este sentido, respetando los límites y la lógica del diálogo en cada espacio, por supuesto. Es decir, hay un enfoque amoroso por teléfono antes de invitarla al cine. Y nada de interacción intrusiva en la red social antes de invitar a un evento exclusivo para una degustación, por último, a una experiencia siempre positiva.

 

Todo igual, las personas y marcas. Reputación primero. Valor como consecuencia después. Que en este enamoramiento, podrá siempre convertirse en matrimonio para todos nosotros.

Artículo de Succeeding

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s